domingo, 23 de noviembre de 2014

Los besos nacieron para malgastarse



Esta pasada semana fue el cumpleaños de mi hermana.
Llega un momento que es difícil, muy difícil el poder regalarle algo original y que no tenga. Haciendo uso de la frase, “un libro, un tesoro”, me dirigí a unos grandes almacenes a buscar el “tesoro”.
 Puesto que hace casi 8 meses, emprendió la aventura de ser mamá, debía conseguir un  libro que acaparara su interés, ya que de lo contrario quedaría aparcado al igual que otros tantos, una búsqueda difícil, pero… lo encontré
 
¡A jugar!: Juegos para enseñar buenos hábitos a los niños, de D. Eduard Estivill y Yolanda Sáenz de Tejada.
 Al leer la contraportada supe que iba a ser perfecto, a mí me cautivó, así que estaba segura de que a ella también.
 Abre este libro si piensas que los niños son niños, que dependen de tu alegría y que crecen con tus besos. Si crees que no es así, no malgastes tu dinero, puedes hojearlo y volverlo a dejar en la estantería. O regalarlo a alguien que quiera vivir de nuevo en el corazón de los niños. A veces los buenos hábitos -en la alimentación, en la higiene o en el comportamiento- resultan difíciles de inculcar. Este libro pretende que los padres, mediante unos juegos divertidos, eduquen a sus hijos a la vez que crezcan con ellos.”

La introducción, escrita por Yolanda Sáenz de Tejada, dice así;
Los besos nacieron para malgastarse. En estas páginas además de letras, hay una esperanza, la de acercar los niños a los adultos; o al revés…
Ojalá, gracias a este libro, miréis la vida con ojos de niño y ojalá se os llene el corazón de hijos…
 
Y aquí surgió todoLos besos nacieron para malgastarse, al igual que la vida para vivirla, para sentirla, para gastarla y para malgastarla. Todo en la vida, se hace con amor ,o al menos se debería. De cada uno depende ser más o menos feliz, debemos escoger los ingredientes adecuados para llegar a construirla. 
 

En este blog intentaré mostrar los ingredientes que utilizo en mi vida, cosas fáciles y sencillas, que me emocionan, que me hacen sentir, que me divierten, posiblemente cosas de tu vida, de nuestras vidas que disfrutamos de ellas y no les damos la importancia que tienen; una receta de la abuela, un comentario de un alumno, un abrazo amigo, la historia del camarero del bar, una palabra dicha en el momento inadecuado. Cosas buenas y de las otras también, que van haciéndome persona. Un viaje inesperado… ¿te vienes?

7 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu blog!!. Me encanta todo lo que has puesto. Las emociones se deben vivir y compartir en cosas cotidianas. Eso nos hace ser más Hapoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! poco a poco iré compartiendo cositas...

      Eliminar
  2. Malgasta todos tus besos con él.viva la tita!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Eres una artistaaaa!!! me encanta tu comienzo en esta aventura!!! Muaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!! Viene de familia,ya tu sabes...jejeje.

      Eliminar

Gracias por participar!!